Barcelona

MiradorBateriesantiaerieas7_s.png
Imagen de: http://www.inandoutbarcelona.net  Búnkers del Carmel, Barri de la Rovira. Bcn. 

B A R C E L O N A

 

Una noche allí arriba. Mirando la magia que envuelve Barcelona. Admirada por la grandiosidad, pisando aquel pedazo de historia; y escuchando otras miles a través de palabras, idiomas, personas… Y sintiendo que aquel era mi lugar.

Volver a tu casa, estar con los tuyos. Agarrar esas manos que te abrazan. Sonreír al reencontrarte con tus almas distanciadas. Intentar calmar al reloj para que no tenga tanta prisa y sentir que no puedes parar aunque te agotes. Todo eso es volver a casa.

Como Carmen Laforet,  Kafka,  Mª Angels Anglada o George Orwel…con sus historias, esos mundos “literarios”; yo, aquella noche tuve la sensación de estar bailando por aquellas páginas.  Viajar con las maletas cargadas, esperando en lugares llenos de gente. Ansiosa de llegar, de volar. Deseando soltarme las riendas, apagar esa dichosa bomba de responsabilidades. Y cerrar los ojos por un momento y escuchar el mar. Saltar al agua fría y saber que lo que voy a escuchar al salir son las carcajadas de tus almas perdidas.

Apagar la tecnología, y mirar a los ojos. Beber cerveza fría en una noche de fiesta. Bailar sintiendo esas luces y perder el conocimiento de verdades y mentiras. No perder el tiempo. Querer sentarte en la mesa con tu família, escuchar reír a tu madre, chinchar a tu padre mientras se ríe intentando disimular. Y volver a juntar las almas más potentes que jamás podrán existir. Tres hermanos, que sin parar, siempre estan unidos. Poder ver a tu hermano y tu cuñada nerviosos, mirarles a los ojos y ver ese brillo, y estar orgullosa de que juntos van a poder con todo. Irte a dormir sin creer que van a ser papás, que nosotros vamos a ser titos… Apagar el mundo y darte cuenta que todo cambia y que todo está lejos pero que a la vez te está rozando.

Despertarte y que tu mitad no pare de molestarte por el ansia incontrolable de querer hacer cosas. Que no pare de sonar el teléfono y escuchar ¿Qué hacemos hoy? Nadar, disparar con pistolas láser, saltar hasta romperse las cejas, comer hasta vomitar, reír hasta quedarse dormido, aguantar la resaca, gritarse verdades y llorar; Darle las manos a tus pequeñas, a tu familia. Hacer todo a última hora. Explotar y no poder más… Caminar bajo la lluvia, conducir. Hablar cosas serias, plantearte la vida, no verse en meses y hacer como que nos vimos ayer. Y sin darse cuenta, poder ver que todos están a tu lado.

Eso es volver a casa, pero irremediablemente durante dos semanas.

 

Iris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s